Recetas y Blog

Bodegon

Guisantes con huevo mollet y queso

Guisantes con huevo mollet y queso

Ahora que llegan guisantes de nuestras huertas es una delicia poderlos tomar recogidos del día anterior pues están en un punto de frescor inigualable. Son una estupenda fuente de proteinas y de vitaminas B. 

Os contamos como prepararlos de una forma sencilla con algunas variaciones según vuestros gustos

Ingredientes (para 4 personas):

  • 1 kilo de guisantes
  • 1 cebolla grande
  • 150 gramos de queso curado
  • 4 huevos
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Especias: pimienta negra, cúrcuma,...
     

Preparación:

En una cazuela ponemos agua a calentar y añadimos sal. Cuando hierva añadimos los guisantes y dejamos cocer hasta que empiecen a estar tiernos. Mejor no hacerlos mucho porque luego se terminarán de hacer en la sartén. 
Reservamos los guisantes y en el mismo agua hervimos los huevos. Los huevos mollet se hacen en 4-5 minutos. 
Pelamos y picamos la cebolla fina y las ponemos en una sartén con un poco de aceite a pochar.
Una vez que esté bien pochada, añadimoss los guisantes y le añadimos especias al gusto. 
Mientras se siguen haciendo los guisantes cortamos el queso en trozos pequeños. 
Después de unos 10 minutos comprobamos si los guisantes están tiernos y si es necesario rectificamos de sal.
Una vez que estén bien tiernos a nuestro gusto, emplatamos los guisantes con el queso y ponemos encima un huevo mollet

Algunas notas:
Los guisantes frescos son tan delicados que el tema de las especias a añadir es muy personal. Desde un toque de pimienta negra hasta cúrcuma. Depende de como os apetezca más tomarlos.
El queso le va bien a este plato y como en todo, podemos elegir el que mas nos apetezca. 
Ya hemos comentado en otra receta que esto de los huevos mollet es un tema peliagudo porque no es igual que la yema del huevo esté aún líquida y se mezcle, en este caso con los guisantes, a que esté ya cuajada. Con 4 minutos y medio se queda líquida y se pueden pelar sin romperlos teniendo cuidado. 

Una opción para esta receta es no utilizar cebolla y poner los guisantes con el huevo y un tomate. Esto lo hemos visto en una recega de El Comidista y nos ha gustado como opción. 
En este caso, utilizamos tomates no muy grandes bien maduros, los cortamos por la mitad y se cocinan en una sartén a fuego medio, primero por la parte de la piel y después por la de la carne. Cuando empiecen a estar hechos, poner un chorro generoso de vinagre de Módena, volver a hacer un minuto o dos por cada lado, subiendo un poco el fuego al final para que el tomate se caramelice un poco. Es importante darle la vuelta con cuidado y no en plan bruto, porque no queremos puré de tomate. Apagar y reservar en la misma sartén.

COMENTARIOS (0)

Deja tu comentario

Oferta

 Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.  Puede cambiar la configuración u obtener más información aqui Si continua navegando, consideramos que acepta su uso

 Desarrollado por:Núbice | www.nubice.com