Recetas y Blog

Bodegon

Embotado de tomate entero pelado

Embotado de tomate entero pelado

Estamos en plena temporada de tomate y es ahora cuando podemos aprovechar para embotarlo. A final del verano nuestras huertas nos ofrecen tomates ecológicos maduros para hacer conserva a muy buen precio y dedicar un rato a embotar nos permitirá ahorrar y tenerlo en la despensa.

A continuación te contamos como preparar conserva de tomate ecológico entero pelado.

Ingredientes:

  • Tomate ecológico maduro (la cantidad de tomate lógicamente depende de los tarros que queráis sacar)
  • Aceite de oliva virgen extra

Utensilios:

  • Botes. Tener los botes preparados. Si son reutilizados, tenerlos bien lavados.
  • Una fuente o recipiente donde dejes los tomates que vayas lavando antes de escaldarlos.
  • Una cazuela mediana con agua hirviendo donde escaldar los tomates.
  • Una cazuela grande en la que esterilizar los botes y las tapas. Cuanto más grande sea, más botes esterilizas por tanda, si no es muy grande, te puedes eternizar en esto.
  • Una cazuela o recipiente mediano o grande con agua fría donde ir dejando los tomates que vamos escaldando.
  • Un trapo limpio y papel de cocina secante

Esterilización:

Los botes de cristal podéis comprarlos nuevos o reutilizar los que hayáis ido guardando. Lo importante es que si son usados estén muy bien lavados y que las tapas sean nuevas.

Una parte fundamental del proceso es esterilizar bien tanto los botes y las tapas en los que vamos a embotar el tomate, como los utensilios que vayamos a utilizar.

Embotar no requiere de técnicas complicadas, lo que sí se necesita es una buena organización, tanto para que el proceso no se eternice como para que nuestra cocina no acabe convertida en un caos. Lo mejor es hacerlo entre varias personas y montar una especie de cadena de embotado. Es más entretenido y cada persona se centra en una tarea, por lo que no hay que estar yendo de una cosa a otra, limpiándose las manos constantemente, etc. Ya sabéis, organización. 

  1. Mientras que vamos preparando todos los materiales, podemos poner en la cazuela grande los botes y las tapas que vayamos a esterilizar, llenar de agua hasta tres o cuatro dedos por encima, tapar la olla y calentar. Una vez que el agua esté hirviendo los mantendremos durante 10 minutos. Si vamos a embotar muchos kilos de tomate, necesitaremos hacer este proceso por tandas o una olla bastante grande.
  2. Una vez que han hervido el tiempo suficiente para garantizar su esterilización, y ojo, este punto es fundamental, los sacaremos con la ayuda de una paleta o espumadera rígida o con unas pinzas de agarrar cazuelas. Los vamos vaciando de agua y (sacándolos con cuidado de no quemarnos si el agua no está aún templada) los colocamos boca abajo sobre un trapo limpio o papel de cocina absorbente junto con las tapas.

Preparación:

  1. Lo primero que haremos será escaldar los tomates para poderlos pelar fácilmente. Para esto les hacemos unos cortes en cruz en su base y los vamos echando por tandas a la cazuela en la que tenemos el agua ya hirviendo.
  2. No hace falta dejarles más de 30 segundos, aunque estoy es algo que vais a ir viendo y va a cambiar según el ritmo al que echéis los tomates y dejéis que el agua vuelva a hervir. En cuanto llevéis unos kilos, veréis como ya lo domináis.
  3. Según los vais echando los vais sacando y los ponéis en el recipiente con el agua fría, para que se vayan templando y podamos pelarlos sin quemarnos.
  4. Con las manos bien limpias y un cuchillo pequeño los vamos pelando. La piel tiene que salir casi sola. Les quitamos la parte del tallo y la parte fea que a veces tienen los tomates jack en el “culo” para evitar que les alguna parte demasiado dura o estropeada.
  5. Si se queda pegada es que no le hemos dejado suficiente tiempo en el agua hirviendo. Y si nos pasamos, el tomate se empieza como a romper en el agua hirviendo.
  6. Una vez pelados los vamos cortando en mitades o trozos y los escurrimos para retirar el exceso de agua.

Embotado

  1. Rellenamos bien los botes con la ayuda de una cuchara, con la que los iremos apretando bien para que quede el menor aire posible y llenar bien los botes.
  2. Una vez que tengamos bien lleno el bote, rellenamos con un poco de aceite de oliva virgen extra hasta que quede cubrierto el tomate un poco más que al ras. Esto hará que se conserven mejor y más tiempo.
  3. Una vez que tenemos llenos todos los botes, los cerramos con las tapas nuevas, asegurándonos de darles un buen apretón.
  4. Ahora los vamos a poner de nuevo a hervir. Para evitar que se puedan golpear con los borbotones del hervor, podemos poner un paño de cocina entre ellos. Los ponemos en posición vertical comprobamos que el agua les cubre de dos a cuatro dedos por encima de los botes.Los tendremos hirviendo al baño maría entre 20 - 30 minutos para que se haga correctamente el proceso de vacío.
  5. Pasado este tiempo, y cuando se haya enfriado un poco el agua, vamos sacando los botes y los colocamos boca abajo sobre el trapo donde los teníamos y los dejamos que enfríen y termine de completarse el proceso de vacío.
  6. Una vez fríos, ya los podemos guardar en nuestra despensa, solo tiene que ser un lugar fresco y seco.

Nos va a aguantar meses sin problemas, nos aguantan prácticamente el año, aunque normalmente se nos terminan antes.

Y por último, es importante cuando abráis un bote escuchar el  característico “plop” que indica que el bote tenía bien hecho el vacío.

Si nunca habéis embotado, veréis que lujo ir a vuestra despensa y coger uno de vuestros botes de tomate para utilizarlo en una receta. 

COMENTARIOS (0)

Deja tu comentario

Oferta

 Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.  Puede cambiar la configuración u obtener más información aqui Si continua navegando, consideramos que acepta su uso

 Desarrollado por:Núbice | www.nubice.com